Reflujo gastroesofágico


Dra Constanza Ciriza de los Ríos

Servicio de Aparato Digestivo. Hospital Universitario 12 de Octubre. Madrid.


¿Qué es el reflujo gastroesofágico?

Se define el reflujo gastroesofágico como el paso retrogrado del contenido del estómago hacia el esófago sin relación con nauseas, arcadas, ni vómitos. Es una situación frecuente y normal que sucede varias veces al día en personas sanas. Se considera que el reflujo es anormal y hablamos de enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) cuando el paso del contenido gástrico al esófago produce lesiones o síntomas que afectan a la calidad de vida.

La ERGE es una enfermedad heterogénea que puede concretarse en dos grandes subgrupos: ERGE con síndrome esofágico que incluye la ERGE erosiva (erosiones en el esófago secundarias al ácido gástrico lo que se conoce como esofagitis), ERGE no erosiva (síntomas de reflujo y dolor torácico sin lesiones en el esófago) y ERGE complicada (esófago de Barrett, estenosis péptica, sangrado digestivo) y la ERGE con síndromes extraesofágicos (tos crónica, asma, laringitis).

¿Qué síntomas produce el reflujo?

Las manifestaciones clínicas de la ERGE son muy diversas y su presentación puede ser típica, con los síntomas característicos de la enfermedad derivados de la irritación local del esófago y atípica, en la que el reflujo condiciona la aparición de síntomas no típicos y/o localizados en otros órganos y estructuras distintas del esófago.

Los síntomas típicos incluyen:

Ardor en el pecho (área de la corbata), conocido como pirosis.

Regurgitación (sensación de ascenso de la comida hacia la garganta) con sabor ácido o amargo y frecuentemente asociado con sensación de ardor.

Síntomas atípicos y/o extraesofágicos:

  • Dolor en el estómago o el pecho
  • Dificultad para tragar
  • Carraspera o sensación de cuerpo extraño en la garganta
  • Tos sin causa aparente
  • Molestias faríngeas o Laríngeas
  • Asma intrínseco

Se consideran síntomas y signos de particular interés “ de alarma”:

  • Dificultad para tragar
  • Hemorragia digestiva
  • Anemia ferropénica
  • Pérdida de peso no justificada

¿Cómo se diagnostica el reflujo?

Los pacientes que presentan síntomas típicos de reflujo (pirosis y regurgitación ácida) sin síntomas de alarma asociados pueden ser diagnosticados mediante una correcta historia clínica y generalmente no requieren otras investigaciones. La buena respuesta al tratamiento con fármacos que inhiben la producción de ácido en el estómago como los inhibidores de la bomba de protones confirma el diagnóstico de la ERGE. La endoscopia digestiva alta (gastroscopia) es la técnica de elección para evaluar la presencia de esofagitis, pero su sensibilidad para el diagnóstico de la ERGE de forma global es baja ya que en más del 50% de los pacientes que padecen pirosis dos o más veces por semana, no se encuentran lesiones endoscópicas. Se debe de realizar siempre que existan síntomas o signos de alarma. La pH-metría ambulatoria de 24 horas es la prueba que ofrece mayor sensibilidad para el diagnóstico de la ERGE.

¿Qué se puede hacer para mejorar los síntomas?

  • Pierde peso (si tienes sobrepeso)
  • Deja de fumar
  • Eleva la cabecera de la cama entre 15 y 20 cm
  • Evita aquellos alimentos que empeoran sus síntomas (por ejemplo, café, chocolate, menta, bebidas alcohólicas y/o con gas y alimentos grasos)
  • Evita comidas copiosas
  • No se acuesta hasta pasadas 3 horas de la última comida

¿Qué tratamientos pueden ayudar a tratar el reflujo?

Hay varios tipos de medicinas que pueden ayudar a tratar los síntomas del reflujo:

1) Antiácidos y fármacos de acción en superficie: son fármacos que neutralizan el ácido y/o protegen la mucosa esofágica de la agresión del contenidos gástrico; 2) bloqueadores de los receptores de histamina de las células productoras de ácido del estómago; 3) inhibidores de la bomba de protones de las células productoras de ácido del estómago. Los tipos de fármacos y las dosis de los mismos pueden verse en la tabla. Todas estas medicinas reducen o bloquean el ácido del estómago, pero cada una de ellas lo hace de distinta manera.

Los antiácidos y los fármacos de acción en superficie pueden aliviar los síntomas leves de forma inmediata pero no duradera. Los bloqueadores de los receptores de la histamina son más potentes que los antiácidos y su efecto es más duradero. Los inhibidores de la bomba de protones son los fármacos más eficaces para tratar la ERGE.

Reflujo gastroesofágico

¿Debo consultar a un médico sobre el reflujo?

En casos leves de aparición esporádica se pueden controlar el reflujo al cambiar sus hábitos y/o con ayuda de antiácidos, pero debe consultar al médico si:

  • Sus síntomas son graves o duran mucho tiempo
  • No puede controlar sus síntomas con las medidas anteriores

También debe consultar al médico si:

  • Tiene dificultad para tragar o siente que la comida se le detiene en el esófago
  • Pierde peso en forma involuntaria
  • Siente dolor en el pecho
  • Se atraganta al comer
  • Vomita sangre o tiene deposiciones negras (como el “alquitrán”)
  • Le han detectado anemia asociada

Su enfermedad | Permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies