Recomendaciones ante la realización de pruebas funcionales digestivas y epidemia por COVID-19


 

La Asociación Española de Neurogastroenterología y Motilidad (ASENEM) , anteriormente Grupo Español de Motilidad Digestiva (GEMD), ante la epidemia actual de COVID-19 aconseja evitar la realización de manometrías esofágicas, anorrectales y, en general, pruebas funcionales, dado que excepcionalmente son urgentes.

 
En casos excepcionales, que deben ser valorados individualmente, se deben respetar las normas previstas para la realización de endoscopias:
 

1.- Si el paciente NO PRESENTA SINTOMATOLOGÍA RESPIRATORIA AGUDA no requiere medidas extraordinarias y basta con mascarilla quirúrgica, gafas o pantalla facial y bata desechable no impermeable (por la situación de limitación actual de recursos se admite que puede mantenerse la misma mascarilla y bata durante toda la jornada laboral si no se producen salpicaduras y los pacientes no son de riesgo). Por tanto, deberá hacerse un interrogatorio breve al paciente antes de realizar la exploración (se pregunta sobre síntomas, contactos de riesgo para coronavirus y viajes recientes a zonas de alto riesgo).

2.- Si el paciente SÍ PRESENTA SINTOMATOLOGÍA RESPIRATORIA se deberá hacer la prueba con mascarilla FFP2, gafas o pantalla facial, guantes y bata desechable (preferiblemente impermeable si existe disponibilidad) que se deberá eliminar al concluir la exploración, siguiendo las instrucciones de retirada del equipo descritas en la Intranet. 

3.- En un paciente CONFIRMADO o EN INVESTIGACIÓN POR COVID-19 deberá valorarse la necesidad de la exploración con el facultativo responsable, dado que las instrucciones generales son realizar el menor número de actuaciones en estos pacientes, limitándolas a las estrictamente esenciales. En el caso de una exploración de la motilidad en general debe optarse por su demora hasta el restablecimiento del paciente. La práctica de la prueba en estas condiciones obligaría a su realización en la habitación del paciente. El personal sanitario debería equiparse con el equipo completo de protección individual (“buzo”) que se facilitaría en la planta de aislamiento donde esté ingresado el paciente. Todo el material manométrico debería desinfectarse en la planta siguiendo las instrucciones de Medicina Preventiva (desinfección de alto nivel). No obstante, el escaso grado de experiencia del personal ajeno a la Unidad de Motilidad, con este tipo de materiales  refuerza la recomendación de retrasar la realización de estas pruebas durante el periodo infeccioso.

Actualidad, Noticias | Permalink.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies